Senderos hacia una vida mejor | Alejandro Finocchiaro

Senderos hacia una vida mejor

Alejandro Finocchiaro visitó los barrios 22 de Enero, Tierra y Libertad, Gauchito Gil y Un Techo para Todos de Ciudad Evita, La Matanza. Lo hizo acompañado por el diputado provincial Gustavo Vélez y la concejal Pamela Loisi, quien articula en territorio los esfuerzos de los habitantes con numerosos programas de organismos nacionales y provinciales.
Los vecinos trabajan en la construcción y mejora de sus viviendas y la infraestructura común de los barrios. Se conformó una cuadrilla de mujeres que  participan del Programa Haciendo Futuro de Desarrollo Social de Nación, Vialidad de la Provincia de Buenos Aires y el Ministerio del Interior.

A través de la ONG ONDAC hacen realidad lo que llaman “Senderos de la Infancia”. Se trata de la limpieza de baldíos y descampados hasta ahora abandonados por el municipio, verdaderos basurales, para construir en ellos una vereda de 700 metros que permite que chicas y chicos lleguen a sus escuelas. A partir de esta obra, son cuatro los barrios que tienen una entrada que evita las bolsas en los pies para evitar el barro que se forma con la lluvia “hasta llegar al asfalto”, que en La Matanza es un aspiracional para muchas personas.

Para asegurar la transparencia en la utilización de los fondos toda la ejecución es supervisada por UNOPS (Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos). Los miembros de los barrios son contratados por la ONG, resolviendo de este modo, al mismo tiempo, la ocupación laboral y las impostergables mejoras.

Los adolescentes también esperan su proyecto. Cuando finalice el sendero está prevista la construcción de un playón y la instalación de dos espacios modulares para conformar un espacio polideportivo.

Además de los senderos, el ministro visitó algunos ejemplos de trabajos dentro de los hogares, beneficiarios del Programa MCH ( Mejoramiento de condiciones Habitacionales) del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación. Entre otras, pudo recorrer la casa de Griselda Duarte, una de las mujeres que integra la cuadrilla.

Puede verse la articulación con otra cartera nacional. Desde el Ministerio de Producción y Trabajo se promueve la capacitación de  jóvenes con edades entre 18 y 24 años. Sesenta personas recibieron el PEI (Programa de Empleo Independiente). Consiste en la entrega de montos entre $40mil y $64mil para poner en marcha emprendimientos productivos. Hay un estricto sistema de control para verificar el correcto uso de los subsidios. Entre otros de gastronomía, construcción y peluquería Finocchiaro visitó el de Carlos Arrechea, que montó una herrería, además de mejorar completamente la casa familiar con el MCH. En la recorrida los hijos, beneficiarios de becas estudiantiles de la Cámara de Diputados Provincial, tuvieron la oportunidad de mostrar,  orgullosos, los certificados que acreditan destacados desempeños escolares.

Carlos realizó un curso de Gestión Empresarial donde le financiaron $42500 para adquirir máquinas y herramientas más $1300 que cobró mensualmente durante la capacitación.

Constante compromiso

Son incontables los ejemplos de este tipo en 22 de enero. Finocchiaro eligió el de Luis Aguayo, un hombre de 58 años que desde hace 25 vive en el barrio que todavía espera el agua de red, el gas, el asfalto y el alumbrado público. Pero no hay resignación. Dedicado a la construcción, comienza su día a las cuatro de la mañana para cocinar. A eso de las 7, con buena parte de los productos de emprendimiento gastronómico listos, rumbea para la obra. Su hija los venderá  durante el día. Aguayo es oriundo de Estanislao del Campo, lugar del que cuenta orgulloso “ahí el doctor Laureano Maradona curaba gratis a mis hermanos, hijos de pobladores originarios”. Dejó su pueblo para convertirse en suboficial en la Escuela Sargento Cabral. El año 1978 lo encontró en la fuerza y fue movilizado por el diferendo limítrofe con Chile. Un avión Hércules llevó a este formoseño curtido por el sol hasta el frío de Río Turbio, al sur de Santa Cruz, con el Regimiento de Infantería de Montaña 9.

“Luis tuvo que defender al país en ese tiempo en la frontera. Hoy lo sigue haciendo en 22 de Enero, trabajando para mejorar su barrio y la vida de sus vecinos”, concluyó Finocchiaro.