Sembramos futuro | Alejandro Finocchiaro

Sembramos futuro

Alejandro Finocchiaro y Juan Curutchet, presidente del Banco Provincia, se reunieron con dueños de comercios e industriales integrantes de cámaras de distintas localidades y federaciones de La Matanza. En encuentro tuvo lugar este sábado 27, en la sede de la calle Entre Ríos del Centro de Comerciantes de San Justo.

 

La jornada comenzó con una exposición de Curutchet. Hizo un breve repaso de la actuación de la entidad que dirige en este marco económico, aunque destacó indicadores que permiten visualizar un panorama optimista, como el recientemente anunciado crecimiento de la actividad económica -el incremento de 2,6% en mayo cortó la racha de caídas-; el incipiente balance energético -con perspectiva exportadora 2021-; y el superávit comercial -junio, décimo mes consecutivo de balanza favorable-.

 

El empleo sigue siendo el tema pendiente de esta etapa en la cual, “pese a las dificultades, invertimos bien el tiempo, se sembró futuro”, aseguró Curutchet, para describir luego novedades de comercio electrónico ofrecidas por el Banco Provincia: “El comercio y los bancos tenemos que tomar la agenda del futuro, revisar nuestros servicios en este escenario de cambios tecnológicos vertiginosos. Y la banca pública tiene un doble desafío, de cara a los privados”.

 

 

Finocchiaro agradeció la asistencia “de ustedes, los verdaderos generadores de los recursos. Nuestro espacio tiene esto muy claro: el Estado debe crear las condiciones para que el sector privado pueda generar la riqueza”, para luego resumir algunos ejes de su futura gestión al frente de la Intendencia Municipal.

 

Ante los numerosos inconvenientes señalados por comerciantes e industriales, en muchos casos ligados a las carencias en materia de obra pública local, Finocchiaro subrayó: “Nosotros vamos a ser un gobierno municipal decente. Y lo vinculo con lo planteado porque la decencia en este caso no es solo una categoría moral. Su falta es lo que explica la infraestructura que hoy no está. Es inadmisible que sus establecimientos padezcan inundaciones desde hace 4 décadas”.

 

Como sucede ante otras problemáticas, las carencias del distrito emergen frente a la situación de los distritos linderos: “Morón ya hizo su adecuación, Tres de Febrero también. Nosotros permanecemos estancados”, indicaba una de las presentes. En la comparación también aparecen elevadas las tasas impositivas municipales, sobre todo al considerar los escasos servicios prestados.