Mirar para otro lado | Alejandro Finocchiaro

Mirar para otro lado

Ver deambular una gran cantidad de perros callejeros por las calles de La Matanza es un paisaje lamentable y habitual.

 

Distintas organizaciones y personas independientes intentan contener una problemática que atraviesa el distrito entero. Atender animales abandonados, enfermos, atropellados, hambrientos o explotados es el objetivo de su trabajo voluntario.

 

Estos vecinos comprometidos sostienen tratamientos de salud, rescatan y protegen animales olvidados; asumen las responsabilidades de un municipio ausente.

 

Alejandro Finocchiaro mantuvo una reunión con proteccionistas de animales que los cuidan en casas o refugios. “Cada vez más personas abandonan a sus animales”, aseguraron.

 

Las representantes de la agrupación Por amor a ellos, de Ciudad Evita, buscan cambiar la situación de perros que viven en la calle, llevándolos a las casas de los voluntarios. También trabajan activamente esta temática en el refugio Las Renatas, una ONG que asiste a perros con dificultades físicas. Debieron trasladarse a Escobar (donde están siendo desalojados) para albergar a los animales ya que les resultó imposible contar con un espacio en el propio municipio.

 

Las representantes de estas organizaciones señalan algunos ejes para empezar a revertir la situación: la castración como método preventivo; mayor presencia del Municipio en operativos de control reproductivo; mayor presupuesto municipal asignado para tratamientos veterinarios; un hospital veterinario público; una normativa que permita la utilización de terrenos fiscales como santuarios; la eliminación de la tracción a sangre y la realización de campañas de concientización para que el cuidado animal sea un compromiso de todos los vecinos.