Tenemos que hacer una Secundaria para la vida | Alejandro Finocchiaro

Tenemos que hacer una Secundaria para la vida

“La Secundaria Federal 2030” será la nueva forma de enseñanza, aprobada este año en la 84ª edición del Consejo Federal de Educación. El trabajo comenzará a partir del próximo año en todas las instituciones educativas del país.

 

“La Secundaria Federal 2030” es una política de implementación federal para transformar la escuela, y pone el foco en la organización de la misma. Sus principales objetivos son erradicar el fracaso escolar, la permanencia de los estudiantes en la escuela y vincular al Nivel Secundario con el mundo universitario y laboral.

 

Tal como se había adelantado en su lanzamiento, se pensó en una Secundaria renovada, que se oriente al desarrollo de capacidades y de proyectos de vida que los estudiantes puedan asumir de manera responsable y comprometida, desde una perspectiva ciudadana global.

 

En diálogo exclusivo con EL LIBERAL, el ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro, amplió la explicación de lo que significan las modificaciones en la enseñanza del Nivel Secundario, la cual comenzará a implementarse desde el próximo año en todo el país.

 

“La Secundaria Federal 2030 es una resolución que votó el Consejo General de Educación, que es el organismo que nuclea a todos los ministerios provinciales. Estuvimos trabajando casi dos años y lo que logramos fue sacar una nueva forma de enseñar y aprender en la escuela secundaria.

 

Así nació Secundaria 2030, que será implementado a nivel federal, pero que cada provincia le pondrá el nombre que considere. Nosotros lo que tenemos que hacer es una Secundaria para la vida, porque hoy el problema es que los chicos terminan ese nivel, van a la Universidad y fracasan en el 1º año porque no pudieron entender un texto sencillo, o van a trabajar y no saben llenar un formulario”, explicó el funcionario nacional al iniciar el diálogo.

 

Asimismo destacó la importancia de “incluir las habilidades”: “Aprender a trabajar en equipo es una habilidad, al igual que trabajar interdisciplinariamente. Por ejemplo, nosotros tenemos un montón de programas que elaboramos entre varios ministerios. Es fundamental trabajar con habilidades, y para eso es necesario cambiar la forma en la que se enseña y se aprende”.

 

Alejandro Finocchiaro consideró y dejó en claro además los objetivos que se persiguen con estos cambios. “La idea es que los chicos vean cosas que les puedan servir en la vida, y que puedan ser llevadas adelante en cada paso de su vida. Por ello, promovemos que los chicos tengan prácticas, que puedan ir y ver cómo se desenvuelve eso que aprendieron en una fábrica o en una institución, que puedan adquirir hábitos de trabajo, de estudio, porque también estamos teniendo problemas con eso. Hay chicos que no saben cumplir horarios, no pueden entender lo que se les pide, no entienden códigos de vestimenta”, consideró.

 

Análisis y ejecución

“Cuando nosotros asumimos a nivel nacional teníamos la sospecha de que las cosas no andaban bien a nivel educación, pero no había forma de medirla hasta que no implementamos el operativo Aprender.

 

Como resultado nos dio que la Primaria estaba razonablemente bien, pero quien realmente estaba mal era la Secundaria. Para tener una idea, si se toma una foto hoy de una escuela secundaria y se la compara con una de hace 100 años, es la misma escuela.

 

Se sigue enseñando por materia, en forma aislada, como si no tuvieran relación una con la otra. Y la Secundaria 2030 a lo que lleva es a una escuela donde se va a trabajar con áreas de conocimiento, en forma interdisciplinaria, en forma colaborativa.

 

Los profesores van a tener que trabajar entre ellos, dándole además las habilidades que se necesitarán para el Siglo XXI, como la programación y la robótica. Básicamente es una nueva forma de enseñar y aprender. No es una modificación curricular”, explicó Alejandro Finocchiaro sobre cómo se llegó a la conclusión de que el Nivel Secundario necesitaba cambios urgentes por el bien de la educación a futuro.

 

El ministro de Educación remarcó además que “cada provincia deberá aplicar a sus propias condiciones, teniendo en cuenta su contexto. La lógica es que los chicos aprendan a trabajar en equipo junto con sus profesores, a trabajar con varias disciplinas juntas, y aplicar sus conocimientos en todo. No habrá cambio de contenidos curriculares.

 

Sí se agregará Programación y Robótica y la Educación Sexual Integral, por ejemplo. Pero no hay cambios curriculares, porque los que hay están bien”. Para ello es que a mediados de diciembre, los ministerios provinciales podrían tener ya un modelo del plan de trabajo para el próximo año.